running-573762_1280

 

Existen muchas ideas, consejos y rutinas que día con día nos compartimos entre amigos y

familiares, una especie de teléfono descompuesto que sólo fomenta malos hábitos o rutinas con

las cuales corremos el riesgo de lastimarnos.

 

El día de hoy les compartimos dos mitos sobre la vida saludable que buscamos romper.

 

Mito #1: Si quieres perder peso sólo tienes que hacer ejercicio.

 

Realidad: El ejercicio es importante y debe ser parte importante dentro de un programa o rutina,

pero si se quiere redefinir el cuerpo, ganar tono muscular e impactar el metabolismo a mediano y

a largo plazo, hay que hacer pesas y con un peso en donde cada repetición cuente. Por cada libra

adicional de masa muscular se pueden quemar más de 50 calorías adicionales a lo que el

metabolismo utiliza en reposo. El músculo es una unidad de consumo de calorías, entre mas

proporción tengamos en comparación a la grasa corporal, mayor calorías quemaremos tanto en

reposo como en actividad.

De igual forma, el mantener una alimentación saludable y constante ayudará en tu desarrollo

corporal, lo cuál nos lleva al siguiente punto.

 

Mito#2: Hay que pasar hambre para bajar de peso o hay que eliminar algún macro nutriente

(carbohidratos, proteínas y/o grasas).

 

Realidad: Hay que comer para bajar de peso. El problema está en la calidad y en el tamaño de las

porciones. Para mantener un metabolismo activo y mayor control de nuestras decisiones,

debemos de comer cada cuatro horas y no omitir ningún macronutriente. Igualmente, hay que

pensar en porciones reducidas y el hecho de saber que dentro de pocas horas vamos a tener otra

comida, ayuda a regular el tamaño de los servicios.

 

El secreto para ser constantes y no dejar de hacer ejercicios:

Tener metas específicas, claras, concretas y a corto-mediano plazo. Pequeños objetivos que

impliquen un reto, pero que sea alcanzables. No es lo mismo decir quiero tener el cuerpo como

alguna celebridad, que decir me voy a proponer esta semana a hacer 20 minutos de rutina tres

veces, o esta semana voy a incrementar mi actividad cardiovascular en 10 minutos.

 

Adicionalmente, hay que tener un plan también claro y definido que nos permita lograr ese

objetivo. Si deseas desarrollar algunas rutinas y no sabes lo que tienes que hacer ni lo que vas a

hacer, no vas a ver los resultados deseados y eso te desmotivará, lo que hará perder el interés y

entrar en ese ciclo de dejarlo todo.

 

Vive Sano, Vive Bien.

vegetables-1560607-1599x1196

El consumo frecuente de vitaminas y antioxidantes se asocia a la prevención de enfermedades cardiovasculares, neurodegenerativas, varios tumores así como al mantenimiento de una vida saludable.  Muchas de estas propiedades las consumimos a través de frutas y verduras, pero su paso por la cocina hace que pierdan algunos de sus nutrientes. La fruta ¿pelada o no? Las verduras ¿hervidas, al vapor, a la plancha? ¿En el microondas o en el horno? ¿Conviene congelarlas o no? Todas estas prácticas afectan a los nutrientes de las frutas y verduras de diferente manera.

Un estudio publicado en el «Journal of Food Science» concluyó que llevarlas a ebullición, una de las formas más populares de prepararlas, conlleva una pérdida importante de su contenido de vitaminas y otros antioxidantes. La conclusión principal del trabajo fue que el agua «no es la mejor amiga de la cocina» cuando se trata de preparar verduras y hortalizas.

La cocción puede afectar a las frutas y hortalizas de forma positiva, ya que ayuda al aprovechamiento de ciertas sustancias nutritivas, como los carotenoides, o de forma negativa

debido a que las vitaminas C, B1, B6, el ácido fólico y los antioxidantes se destruyen fácilmente con las altas temperaturas. Otras vitaminas y nutrientes pueden quedar intactas, pero se escurren con el agua, como el glucosinolato, un compuesto anticancerígeno que se encuentra en el brócoli y otros vegetales crucíferos. Otros minerales como el hierro y el calcio o macronutrientes como grasas, proteínas y carbohidratos, así como la niacina y la biotina del grupo de vitaminas B sobreviven a la mayoría de las condiciones de cocción, según la Universidad de Akron.

Consejos para prevenir la pérdida de nutrientes:

  • No cortarlas demasiado porque cuanto más contacto hay con el agua, mayor cantidad de los minerales y vitaminas se pierde en un proceso denominado lixiviación.
  • Emplear tiempos cortos de remojo (en su caso).
  • Los métodos que cocinen al alimento en el menor tiempo posible o cualquier procedimiento que no sumerja al alimento en agua durante mucho tiempo (vapor, microondas, frituras, salteados,etc.).
  • En los hervidos, esperar a que el agua hierva para sumergir el alimento.
  • Agregar bicarbonato de sodio para mantener el color de las verduras y disminuir su dureza, es una práctica poco recomendable porque destruye de algunos nutrientes como la vitamina C.
  • Cocinar las hortalizas «al dente» y enfriarlas lo antes posible.
  • Aprovechar el agua de cocción para elaborar otros alimentos.
  • Pelar y cortar el alimento poco antes de prepararlo y/o consumirlo.
  • Lavar los vegetales enteros y cortarlos después.

Vive Sano, Vive Bien.

physiotherapy-595529_1920

 

Se acabaron las festividades de diciembre, y entre ellas se encuentra el año nuevo.
Una de las tradiciones de esta fecha son los propósitos de año nuevo y el más común es el llevar una vida más saludable o el empezar a realizar una rutina de ejercicio.

No es secreto que durante estas fechas, las membresías a gimnasios y la compra de equipo para hacer ejercicio es mayor que en otros meses, pero la verdad es que, por más dinero que le inviertas a tu propósito, no se podrá realizar sin el compromiso.

Un estudio realizado por una marca reconocida mostró que de cada 10 personas que se inscriben a un gym, 6 no regresa; el índice es muy alto, ya que existen muchos factores que inhiben la constancia en un entrenamiento físico

Quizá te cueste trabajo convertir este deseo en un hábito y en una prioridad en tu vida, pero la constancia es la clave para hacer de el ejercicio un hábito para toda la vida.
Hacer ejercicio con regularidad te va a permitir estar mejor contigo mismo y en consecuencia ser más feliz.

En Powerfit les compartimos algunos consejos para poder realizar una rutina constante de ejercicios.

    • Levantarte temprano es un factor muy importante ya que las personas que hacen ejercicio en las primeras horas de la mañana son más constantes en el resto de sus actividades.

 

  • El ser realista sirve para evitar grandes decepciones y por lo tanto el abandonar el hábito. Establece metas pequeñas y alcanzables en un principio.

 

 

  • Ten un plan específico antes de empezar, el saber hacia donde vas y por cuanto tiempo ayudará a tener un orden y de esta forma tener un desempeño favorable.

 

 

  • Encuentra alguien con quien compartir este hábito. Puede ser un amigo o un entrenador personal, el chiste es poder realizar tus rutinas de la manera más cómoda posible.

 

 

  • Realiza un seguimiento de tu progreso, esto te mantendrá motivado con respecto a tus rutinas. Quizá tu objetivo sea bajar de peso o simplemente tener una mejor condición física.

 

 

  • Encuentra inspiración o distracción. Si los objetivos de ejercicio no te entusiasman, elige tu actividad favorita e inclúyela en tus rutinas, desde escuchar música hasta ver la televisión.

 

 

  • Recuerda que los pretextos, el “no tengo tiempo” y la falta de ganas, son el principal obstáculo entre tu y tu meta, véncelos usando estos consejos para no faltar a tu entrenamiento y sobre todo, piensa en todo lo que pierdes vs. lo que ganarías por faltar un día y date cuenta si vale la pena.

 

¡VIVE SANO, VIVE BIEN!

soup-greens-869075_1280


Mucha gente tiene la idea de que ser una persona saludable se limita a una buena sesión de ejercicio y la disciplina de mantenerla constante.

Sin quitarle su debida importancia, debemos resaltar el hecho de que una buena alimentación es el pilar de un buen desempeño físico.
De un buen régimen alimenticio podemos conseguir los suficientes nutrientes y carbohidratos que nos ayudarán a sacar el mejor provecho de las rutinas realizadas en nuestro Power Fit.

Mucha gente piensa que mantener una buena alimentación solo ayuda a reducir o mantener el peso, pero los beneficios van más allá, como por ejemplo:

 

• Nos da la vitalidad y la energía necesarias para la vida.

• Nos ayuda a mantener un peso adecuado, de acuerdo a la edad y estatura.

• Estimula el sistema inmunológico.

• Mejora el desempeño deportivo y en general, en cualquier actividad que realicemos.

• Retrasa el proceso de envejecimiento.

• Nos permite estar activos y en forma durante la vejez.

• Ayuda a combatir el cansancio y la fatiga.

• Protege los dientes y mantiene sanas las encías.

• Mejora la habilidad de concentración y los posibles cambios de humor.

• Reduce el riesgo de contraer enfermedades graves como ataques al corazón, ciertos tipos de cáncer, diabetes en la edad madura y enfermedades de la vesícula biliar, entre otras.


El decidir cambiar los hábitos y tomar medidas para comer mejor, sentirás los cambios y serán tangibles los resultados de tus rutinas en menor tiempo.
Lo más importante es tener la suficiente información para realizar un plan alimenticio y acercarte a un nutriólogo para evitar descompensaciones o cualquier problema que a la larga tengan estragos.


¡Vive sano, vive bien!